Canal Youtube La Trilla Palencia

Premio provincial de turismo 2007

Descubre las expresiones tradicionales de los Castrillenses

Descubre nuestra provincia.

Conoce la Asociación Española de Amigos de la Maquinaria Agrícola:

Diputación de Palencia:

Dejanos tu comentario aquí:

  • Facebook Reflection
  • Twitter Reflection
  • Trip Advisor App Icon

Siguenos:

Como llegar a la Fiesta de la Trilla:

LA TRILLA en la antigua roma

 

 Los agricultores eran el núcleo de la sociedad de la Antigua Roma. El cultivo principal eran los cereales (sobre todo el trigo) y las leguminosas. Más tarde se introdujo la vid, y aún más tarde se llegó a las viñas y se importó el olivo. Como árboles frutales destaca la higuera. También hortalizas, legumbres y el lino.

 

Al principio los romanos poseían la tierra en usufructo y su riqueza (pecunia) se medía por los rebaños, y los ahorros personales eran el peculium (haber en ganado). Más tarde se introdujo la propiedad privada de la tierra. Las primeras tierras de los romanos se llamaban heredium de herus (dueño), y en un principio no superaban las dos yugadas (5.400 metros cuadrados), aunque aparte estaban la casa, las cuadras, la barbechera y los pastos. Estas pequeñas porciones de tierra pronto fueron superadas y si en algún caso se mantuvieron fue para los cultivadores antiguos de las ciudades dominadas, pero no para los ciudadanos romanos. Los romanos mejoraron las técnicas agrícolas. Introdujeron el arado romano, molinos más eficaces, como el de grano, la prensa de aceite, técnicas de regadío y el uso de abono. 

 

Los campesinos araban la tierra con su familia. Los arados eran tirados por bueyes. Solo los campesinos que poseían muchas tierras usaban esclavos o jornaleros. 

 

Los rebaños eran apacentados en pastos comunales propiedad del Estado, pero solo podían disfrutarlos los ciudadanos romanos, siendo la excepción el disfrute por no ciudadanos, aunque fueran propietarios. 

 

Al trabajo sucedía el descanso: cuatro veces al mes, cada ocho días (Nonae) el campesino detenía su actividad y se dedicaba a las compras en la ciudad y otros asuntos. Las fiestas se hacían después de la sementera de invierno, y el descanso duraba entonces un mes tanto para el amo como para el esclavo y los animales (se llamaba a esta fiesta las Paganalia derivación de pagus o sea campo).

 

Generalmente era el propietario de la tierra quien realizaba personalmente la explotación. No es que cultivara él mismo, naturalmente; pero aparecía por la finca con frecuencia, distribuía las labores, vigilaba la ejecución de las mismas y revisaba las cuentas. La mano de obra estaba a cargo de los esclavos. Al frente de ellos estaba el administrador (villicus), que hacía las compras y las ventas, recibía directamente las instrucciones del dueño, lo vigilaba todo e incluso tenía el derecho de castigar a los braceros cuando lo creía oportuno. El ama de gobierno o villica estaba encargada de dirigir la casa y vigilar la cocina, la despensa, el gallinero y el palomar. Estaban después los boyeros o gañanes, los criados, el burrero, el porquero y, cuando había también ganado, el pastor. El administrador o villicus estaba frecuentemente casado con el ama de gobierno. Todos los trabajadores de la finca formaban una especie de familia común. Los criados no nacen y mueren en la finca. comprados en el mercado de esclavos, cuando su edad los inutiliza para tareas duras, son vendidos como un objeto más de desecho.

 

En cuanto al pequeño cultivo, difería en poco del descrito anteriormente. En ellos, el dueño y sus hijos trabajaban igual que los esclavos o incluso en sustitución de éstos cuando no los tenía. Frecuentemente el campesino cuidaba su macizo de flores o su cuadro de legumbres regándolos cuidadosamente y obtenía excelentes beneficios por aquel trabajo.

 

La explotación agrícola por entonces en la península Bética no se diferenciaba sustancialmente de las del resto del Imperio. La explotación rural se compone de tres partes distintas: la villa urbana o pretorio, que es la morada del dueño; la villa rústica, donde están alojados los esclavos y el ganado; la villa fructuaria, donde se guardan las cosechas. Todo ello se completa con un corral exterior, una era para trillar el grano, un colmenar, un vivero, un huerto y un jardín.

 

            Haz clic aquí si quieres saber más.